Problemas comunes en la gestión de los almacenes

Facebook
LinkedIn

Es cuando hay errores en nuestro almacén, que se demuestra la capacidad de respuesta de la empresa ante los clientes. El inconveniente es que la mayoría de las veces los errores o problemas no surgen hasta que es demasiado tarde y ya han causado consecuencias. ¿La solución? La prevención.

Ahora bien, ¿Qué sucede cuando el problema se transforma en una costumbre en nuestro almacén? Todas las operaciones que se llevan a cabo en el mismo pueden mejorar su eficiencia y eficacia. Hasta podemos decir que todo aquello que no mejora tiende a empeorar, volviéndose una constante.  Mejorar, reconocer el error y evitarlo, resuelve el problema de raíz en nuestro almacén.

Existen muchas prácticas para evitar estos problemas, como carecer de ubicaciones codificadas, que no haya reuniones de personal, cortar acciones de la cadena de producción antes de iniciar otra, no dar entrada horaria de envíos, etc. 

Los problemas más frecuentes en la gestión del almacén son:

  • El orden: El orden debe ser una prioridad. Quizás pase desapercibido, dado que necesitamos un orden perplejo. Es curioso que en un almacén, diseñado para mantener una estructura ordenada, la ausencia del mismo llegue a volverse una constante. Y es que es necesario dado que en el almacén debemos localizar y acceder a los productos almacenados. Orden y limpieza deben volverse la prioridad número uno, ya que sin ellos no existe el almacén. 
  • Si es que el error es humano, el control por parte del personal no puede ser la solución. Poner operario tras operario para pretender revisar algo, solo garantiza que el problema pase sin necesidad por varias manos sin resolver nada. Esto no es más que un desperdicio de recursos humanos. ¿La solución? La digitalización. Actualmente es la mejor y más eficaz manera de resolver estos problemas.
  • Hojas de cálculo: No hay que suplir con hojas de cálculo los problemas de gestión en el almacén. Que haya hojas de cálculo implica que hay carencias en nuestro sistema de almacenamiento. 
  • Parchear en vez de prevenir: No poner controles una vez que el problema ya existe. No es que sea un error, pero lo mejor es aplicar medidas preventivas que identifiquen y eliminen la causa del problema.
  • La opinión del cliente: Si la opinión del cliente no es positiva, el trabajo está mal hecho. Debemos disponer de la información para dar una mejor respuesta de cara al cliente. Pero no es darle la razón sin más al cliente, sino escucharlo para poder mejorar.

La cuestión es liberarse de los errores y conseguir una gestión de almacén eficiente. La misión de un almacén es organizar y administrar para satisfacer las necesidades del cliente o sus demandas. Se trata de corregir estos malos hábitos que pueden llegar a volverse costumbre, con el fin de evitarlos en la próxima ocasión.

Más novedades

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ARSpanish

Estemos en contacto

info@optimocamino.com

+54 11 3989-4097