Cómo organizar el almacén para una mejor competencia

Facebook
LinkedIn

Diseñar un almacén desde cero es una de las empresas más laboriosas de todas. Para ello requerimos la necesidad de un equipo multidisciplinar y también depende de varios factores propios de la instalación del almacén. Desde la seguridad del almacén, pasando por la accesibilidad y hasta cuestiones de organización del almacén son todas cosas propias del inicio de un almacén.

La organización y el diseño de un almacén es de vital importancia  ya que de esto  resulta la eficacia y la productividad del sistema de gestión del almacén. Los beneficios de la gestión de un almacén están relacionados a reducir costos, aumentar la productividad, facilitar las operaciones de productos y personas. 

Hay algunos puntos comunes a tener en cuenta para la planificación del almacén, pero deben ser abordadas con sumo cuidado y trato ya que un error puede acarrearnos costos de más o problemas a futuro. 

Por ejemplo, a quiénes se dirige, a qué mercado, qué cantidad y calidad de mercancías, el almacenamiento, aprovechar una instalación ya existente o una nueva en el caso de haberla, si es que forma parte de una fábrica o lo formará, si forma parte de una red mayor.

El diseño del almacén repercute en el aprovechamiento de los recursos. También depende de la cantidad y características de productos a almacenar. 

También depende del nivel de tecnología que vayamos a implementar en el almacén, el cual debe ser proporcional al nivel de la actividad que vayamos a realizar. 

Pero si estamos pensando en cambiar una almacén que ya existe para mejorar su calidad competitiva, o su rendimiento, primero debemos preguntarnos si hemos alcanzado su máxima utilidad posible. O sea, el tiempo de jornada laboral, los ítems o mercancías que el almacén envía, etc. 

Modificar o agrandar las instalaciones del almacén para aumentar así el rendimiento no es algo fácil de lograr, ni muchos menos rápido. Requiere de un nivel de planificación en el que afrontemos y mejoremos las cuestiones que queramos tratar.  Después de todo, el diseño de un almacén incluye el aprovechamiento del espacio disponible.

Podemos:

  • No acumular mercancía obsoleta o dañada.
  • Cada rincón del almacén debe usarse de manera tal que se vuelva eficaz en las tareas que vayamos a realizar. 
  • Llevar un inventario.
  • Redistribuir la mercancía.
  • Crear zonas específicas de ser posible, para un trabajo más ligero y sencillo.
  • Actualizar las instalaciones que sean necesarias.

Más novedades

Dejá un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

es_ARSpanish

Estemos en contacto

info@optimocamino.com

+54 11 3989-4097